jueves, 6 de septiembre de 2012

Heidi ha vuelto


Amigurumi de Heidi y Pedro (vista de perfil)
Amigurumi de Heidi y Pedro
            En esto sonó un agudo silbido y Heidi se precipitó fuera. De la montaña bajaba el rebaño de cabras, saltando y brincando. En medio de ellas estaba Pedro, que al ver a Heidi se quedó clavado en el suelo.

            La miraba mudo de asombro, sin decirle nada. Heidi habló primero:

-   ¡Hola, Pedro! ¿Cómo estás?

Y sin decir nada más entró entre las cabras buscando a sus amiguitas. Todas corrieron hacia ella. La impaciente “Cascabel” dio un salto prodigioso para acercarse a ella, y la tímida “Blancanieves” se acercó, rechazando bruscamente la compañía del “Gran Turco”, que se quedó mirando a la intrusa, que le desbarataba a sus fieles cabritas.

Heidi no sabía a cuál saludar primero. Loca de alegría acariciaba a los traviesos animales, que brincaban a su alrededor. La empujaban de un lado para otro y ella se dejaba llevar, feliz al verse entre sus buenas amiguitas.

Así llegó hasta donde seguía Pedro, inmóvil por la sorpresa. Y tendiéndole la mano, le dijo:

-   ¡Vamos, Pedro, ven y saluda!

-   Pero, ¿eres tú, de veras? ¿Cómo es que has vuelto?
 
Amigurumi de Heidi y Pedro (vista de frente)
Amigurumi de Heidi y Pedro
 Y saliendo de su asombro se acercó a estrechar la mano de su amiguita. Y como si no hubiese pasado el tiempo, desde la última vez que la viera entre su rebaño, le hizo la misma pregunta:

-   ¿Vendrás mañana conmigo?

-   No, mañana, no –respondió la niña-. Tengo que ir a ver a tu abuela. Ya iré pasado mañana, tal vez.

-   Me gusta que hayas vuelto –dijo Pedro, muy alegre.

Y su cara se iluminó con una mueca de alegría.

Se dispuso a bajar de la montaña, pero le costó reunir el hato. Hoy las cabras estaban más locas y traviesas que nunca y no sabían separarse de la figurita infantil que había vuelto a saludarlas al cabo de tanto tiempo.

Y se iba Heidi con “Diana” y “Blanquita”, cuando todas las cabras volvieron a reunirse en torno a la niña. Para que Pedro pudiera marchar tuvo que encerrarse la niña en el establo, con las dos cabritas de la casa.

Pedro consiguió reunir el rebaño y bajó alegremente la montaña. Heidi había vuelto y todos se sentían contentos.

  «Heidi». Johanna Spyri.

Amigurumi de Heidi y Pedro junto al libro edición de 1974.
Amigurumi de Heidi y Pedro junto al libro edición de 1974.

6 comentarios:

  1. hola
    soy rosa de amigurumis pacios
    primero gracias por tu comentario y segundo decirte que tu tambien tienes un blog genial con unos hermosos trabajos, me han encantado :)))
    te seguire :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosa, me hace especial ilusión tu comentario porque tu blog es de los mejores que hay por la red, y yo acabo de empezar.

      Eliminar
  2. Hola, yo también estoy enganchada al ganchillo y estos amigurumis que has hecho son geniales, te han quedado perfectos, tienen hasta el último detalle!!! Por cierto, ¿cómo has hecho el pelo? Gracias. Una ganchillera loca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los muñecos los hice a partir de un patrón de muñeca que encontré en la red (http://www.saturdayeveningpost.com/wp-content/uploads/satevepost/Magdalena-doll-for-Saturday-Evening-Post.pdf) y para el pelo seguí las instrucciones de Owlishly, un blog estupendo: http://owlishly.typepad.com/owlishly/2007/08/amigurumi-hair.html

      Eliminar
  3. Hola! Estoy haciendo un amigurumi de Heidi y buscando inspiración por la red he llegado a este post. Solamente queria fecilitarte porque te han quedado estupendos!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Noa gurumis, me alegro que te haya gustado.

      Eliminar

Agradezco tus comentarios, me darán ánimos para seguir.